sábado, 14 de octubre de 2017

Una nueva visita a M18 - Cúmulo abierto en Sagittarius

No suelo hacerlo, pero en esta entrada en la que voy a comentar mi observación de M18 no la empezaré con mi experiencia, si no con este espectacular vídeo realizado con imágenes del ESO que nos permitirá viajar a este cúmulo abierto de una manera que no esperamos:


Crédito:

ESO/Digitized Sky Survey 2/N. Risinger (skysurvey.org). Music: Johan B. Monell (www.johanmonell.com)

Muchas veces, cuando estoy bajo el cielo estrellado pienso en lo excitante que sería poder visitar todas esas maravillas, pero está claro que hoy por hoy, tengo que conformarme con contemplarlas a través del telescopio. Pero no me quejo, me doy por satisfecho al ver lo que disfruto con el ojo pegado al ocular.

M18 es un cúmulo abierto descubierto por Messier el 3 de junio de 1764 que podemos encontrar en la constelación de Sagittarius, y es posible que nos llegue a decepcionar si, como es habitual, lo observamos después de haber contemplado los objetos más destacados que podemos ver en esta zona del cielo.

Se encuentra a unos 4.200 años luz de distancia y es un cúmulo relativamente joven, de unos 50 millones de años y que se extiende a lo largo de 6 años luz.

La noche del 11 de agosto de 2017 decidí echarle un vistazo con mi SC de 235mm, y como era de esperar, no levantó en mí demasiado entusiasmo, aunque para descansar un poco la vista, después de estar forzándola durante un buen rato intentando exprimir al máximo algún que otro objeto nebuloso, resultó ser un cúmulo bastante agradecido.



Puedo percibir cómodamente una docena de estrellas que destacan por su brillo sobre las más débiles que forman el campo estelar. Todas ellas con un bonito color blanco metálico.

M18 ofrece una agradable visión, relajante y sugerente. Es conocido también con el sobrenombre de “Cisne Negro”, un apelativo muy prometedor, aunque para ser sincero, en mi opinión, se necesita una gran dosis de imaginación para relacionarlo con este animal.

Sea como sea, ya que estamos por la zona, no nos hará ningún daño hacer una rápida visita a este agradable cúmulo abierto de Sagittarius.

Carta Generada con Cartes du Ciel

sábado, 7 de octubre de 2017

M8 - Nebulosa de la Laguna es Sagittarius con el SC de 235mm

Cuando alguna vez he comentado las razones por las que es aconsejable en nuestra afición llevar un cuaderno de observación con sus correspondientes bocetos, una de ellas es la de tener una referencia que nos permita contemplar nuestra evolución como observadores, y en mi caso, la nebulosa de la Laguna, M8, es un ejemplo perfecto para ilustrar este punto.

M8 fue uno de los primeros objetos que plasmé en papel allá por agosto de 2007… ¡ya hace más de diez años!


Viendo el dibujo que hice y releyendo las notas que tomé observándola con mi SC de 127mm, comparándolas con mi última visita a esta nebulosa, el 14 de agosto de 2017, con mi SC de 235mm, no puedo por menos que entender la fiebre delirante de abertura que a menudo nos afecta a los aficionados.

Aunque el telescopio de 5’ me ha dado muchas satisfacciones y me las sigue dando, tengo que reconocer que para objetos de cielo profundo nebulosos, el 9,25’ resulta un mundo nuevo. Y lo más preocupante es que me planteo si no sería buena idea empezar a ahorrar para comprar algo más grande…



Después de M42, tal vez M8 sea la nebulosa que más me impresiona a la hora de verla a través del ocular de cualquier telescopio. Su belleza siempre me obliga a estar más tiempo de lo que en un principio tenía previsto. Y la verdad es que no me lamento por ello.

El cúmulo abierto (NGC6530) es extenso, rico, sin estrellas excesivamente brillantes, salvo alguna excepción remarcable, pero si lo suficiente marcadas como para ofrecer un bonito y estético grupo estelar. La otra cuestión es saber qué componentes son realmente integrantes del cúmulo y cuáles están superpuestas. Aunque como siempre digo, a nivel visual estas consideraciones pueden dejarse relegadas a un segundo plano.

A medida que adapto la vista, a estas estrellas más brillantes se van añadiendo componentes más débiles y delicadas que con paciencia veo que aparecen poco a poco ante mí. Y no sólo eso. Con el ojo acostumbrado a la oscuridad, empiezo a percibir la nebulosidad que envuelve al cúmulo. Especialmente, alrededor de las estrellas más brillantes.

Pero no es hasta que pongo el filtro UHC que no contemplo en toda su plenitud a este magnífico cúmulo asociado a nebulosa. Es fantástico. La nebulosidad más evidente no se encuentra encima del corazón del cúmulo, si no alrededor de 9 Sgr. Y justo al lado puedo ver sin ningún problema la estructura que se conoce como nebulosa del Reloj de Arena (Hourglass Nebula), con una intensa actividad de formación estelar donde han sido identificados cuatro objetos Herbig-Haro: HH867, HH868, HH869 y HH870.


Después de un buen rato observando y dibujando cambio el filtro UHC por el OIII, y aparecen por todo el ocular delicadas zonas de nebulosidad que acompañan a las más evidentes que he descrito anteriormente.

Con la vista acostumbrada perfectamente a la oscuridad y el uso de los filtros, me quedo un buen rato embobado disfrutando de este panorama que es imposible que deje a nadie indiferente.

Y es que a parte de la belleza que podemos contemplar cuando apuntamos a esta nebulosa con nuestros telescopios, saber lo que se está gestando en esta parte del Cosmos sirve para aumentar lo gratificante que es su observación.

Crédito: ESO
Situada a unos 4.890 años luz de distancia esta activa región de formación estelar está plagada de jóvenes estrellas, con edades alrededor de los 2 millones de años, que se encuentran envueltas por una nebulosa que físicamente se extiende a lo largo y ancho de unos 115x50 años luz.

Carta Generada con Cartes du Ciel